¿Puede suponer Internet de las Cosas un revulsivo para la actividad empresarial en España?

Responder con datos a esta pregunta resulta difícil actualmente, ya que disponemos de gran cantidad de datos relativos a la utilización de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en la industria española, pero no tenemos recopilada información desglosada en relación a la implantación de tecnologías basadas en Internet de las Cosas (IoT).

Para suplir esta carencia de datos, lo más recomendable es revisar información de distintas organizaciones públicas y privadas, así como publicaciones que tratan el despliegue de la Industria 4.0 y del uso de Tecnologías IoT en el contexto productivo.

Según se deduce de esta revisión, España parte de una buena situación comparativa en el sector de desarrollo e implantación de soluciones IoT, aunque se percibe una carencia en la adopción temprana de estas tecnologías en la Industria.

La falta de una adopción temprana se ha tenido que compensar con un apoyo más decidido e intenso en la fase de implantación del IoT industrial. Todavía queda mucho por hacer, por lo que esta falta de interés inicial no condiciona el desarrollo futuro de la Industria 4.0 en España.

Gracias a campañas de divulgación y a la aparición de programas de financiación pública, los distintos sectores industriales han podido comprobar los que este conjunto de tecnologías les puede aportar, en términos de mejora de la eficiencia, productividad, control del proceso productivo, Calidad, personalización de productos y mantenimiento, principalmente.

Industria 4.0 en el automóvil
I

La Industria 4.0 va de la mano de Internet de las Cosas, y la llegada de ésta última a las fábricas inteligentes abre un abanico de posibilidades apasionante para crear un nuevo paradigma competitivo a nivel mundial, lo que nos puede brindar una oportunidad única para mejorar la posición relativa de España y de Europa en la economía global.

En este sentido, podemos destacar algunos sectores donde las soluciones basadas en Internet de las Cosas (IoT) pueden desempeñar un efecto revulsivo de la actividad industrial dentro del mismo. Estos son:

Automoción

Sector clave en la industrial española, donde ocupamos a nivel mundial un puesto destacado, a pesar de que las marcas importantes que fabrican en España son todas extranjeras.

Es uno de los sectores en los que más se habla de IoT y nos podemos encontrar ejemplos de las ventajas que puede proporcionar la implantación de estas tecnologías.

En la actualidad, el automóvil ya dispone de una gran conectividad, apoyado además por una incipiente normativa europea que dispone que los nuevos vehículos dispongan de elementos de conectividad con el exterior.

Las capacidades disponibles de computación brindan al automóvil del futuro (y ya del presente) un conjunto se servicios y funcionalidades para llegar al modelo denominado como coche conectado.

Este coche conectado es el que nos llevará a la revolución de la conducción autónoma, y a otras mejoras importantes como pueden ser las relacionadas con el mantenimiento del vehículo y el control de las flotas.

Agricultura

Tan importante en nuestro país, el sector agrícola puede ser otro de los grandes beneficiados de lo que puede aportarle el desarrollo de soluciones IoT adaptadas a sus necesidades.

Se están haciendo muchos avances ligados a un control intensivo de las condiciones del entorno. La Industria 4.0 puede aportar mediciones en tiempo real de condiciones del suelo, el aire, la humedad, la temperatura y de las plantas, que permite la prevención de enfermedades, la planificación personalizada de la recolección, control del inventario y la trazabilidad de productos, como puntos destacados.

También hay requerimientos avanzados en relación a la actualización de la cartografía, monitorización de cultivos, y gestión de riegos, todo ello empleando como pieza fundamental los drones.

Suministros

También en el sector conocido como Utilities (electricidad, gas y agua) puede ser relevante el efecto de la implantación de IoT debido a su influencia sobre el resto de industrias y al impacto social que puede tener.

Las principales aplicaciones en el sector incluyen mejoras en el mantenimiento y monitorización de las infraestructuras, alertas, prevención y respuesta automática a fallos y consumo eficiente.

Y no nos podemos olvidar de lo que pueden aportar los sistemas IoT en el nuevo modelo energético, tanto a nivel de la incorporación de las energías renovables como en lo que toca a la eficiencia energética.

Turismo

Aunque no es una industria en el sentido estricto de la definición, lo cierto es que en España es uno de los motores fundamentales de la economía.

En un contexto donde la diferenciación tiene que venir por la calidad y la capacidad de adaptación a los hábitos de consumo del cliente, IoT está llamada a ser uno de los pilares del desarrollo de las propuestas turísticas del futuro.

Con el desarrollo de lo que se conoce como Destino Turístico Inteligente (DTI), un espacio innovador consolidado sobre la base del territorio y de una infraestructura tecnológica de vanguardia, las oportunidades de estas tecnologías como facilitadoras son determinantes.

Aplicaciones de Realidad Aumentada para destinos turísticos inteligentes

Los Destinos Turísticos Inteligentes comprenden territorios comprometidos con los factores medioambientales, culturales y socioeconómicos de su hábitat, y están dotados de sistemas de inteligencia que capten la información de forma procedimental, para analizar y comprender los acontecimientos en tiempo real.

Así se facilita la interacción del visitante con el entorno y la toma de decisiones de los gestores del destino, incrementando su eficiencia y mejorando sustancialmente la calidad de las experiencias turísticas.

Estos nuevos modelos nos llevarán a una personalización de la oferta al máximo y al uso de la tecnología en actividades como la optimización de rutas turísticas, adecuación de habitaciones de hoteles, o incluso, la interconexión entre negocios para alimentar servicios y guiar al turista en sus decisiones.

Como bien habrás podido deducir Internet de las Cosas va a suponer un revulsivo para la actividad empresarial en España. Los casos de éxito son incipientes y van a surgir ligados al perfil empresarial de España, en el que las Pymes constituyen el grueso de la actividad industrial, y requieren de un apoyo específico y bien diseñado para la adopción de estas nuevas tecnologías en unos entornos cada vez más avanzados y exigentes.